Iliana Rodríguez*


 

Nocturno

Gira el cielo en llamaradas,

gime su bronce la luna,

ciénagas de nube y sangre

fulgentes víboras surcan,

geométricos venenos

las estrellas inoculan.

Crucifica el viento ramas,

barandales descoyunta;

cae, silicio de lágrimas,

en el asfalto la lluvia.

Mariposas negras danzan

torbellinos de amargura.

Por mis calles interiores

ardientes sombras ambulan

con la cadencia de salmos

que las lápidas incuban.

Sus recónditas promesas

en mi nostalgia pronuncian,

aún con voces de polvo

en mis latidos retumban.

Porque todo es soledad

cuanto los muros rezuman:

sudarios de cal y hiel

silentes rostros dibujan.

Abre la ciudad sus fauces,

grises lamentos aúlla.

 

* Iliana Rodríguez es profesora de Literatura Mexicana en la Escuela Nacional Preparatoria de la UNAM. Escribe poesía desde hace varios años. Vive en la ciudad de México.

 

REGRESAR A LA PAGINA PRINCIPAL