Reunión en el Tribunal de Cuentas

Carlos Franqui ( Cuba )

La guerra había terminado hacía meses. No nos reuníamos nunca. Ver a Fidel,difícil. Golpes y más golpes de teléfonos a Celia y si se tenía suerte y Fidel quería, se le encontraba. Y aun entonces dependía de la suerte o de que él quisiera ir al concreto: se le encontraba en público, rodeado de gente y era Fidel el que hablaba. Los problemas eran muchos. No había dónde tratarlos. Fidel, como Dios, estaba en todas partes y en ningún sitio fijo. Alguna vez, en el Consejo de Ministro, cuando quería liberarse de la gente, se metía en el gran baño de Batista y allí despachaba. No había punto de contacto.

El 26 de Julio, al que se identificaban el 90 por ciento de la población, era un fastama. Había desaparecido por arte de magia. El gobierno era una pequeña cosa. El ejército otra mayor. Y Fidel todas. El 26 nada. Los militantes de la clandestinidad con paciencia espartana trataban de vencer la indiferencia oficial. Yo era uno de los seis o siete miembros nominales del Ejecutivo del 26, nombrado por Fidel en la Sierra. Nunca supe por qué éste no existía más. Ni fui convocado a nimguna reunión. Insistíamos con Fidel todos: -Tenemos que reunirnos.
- Necesitamos vernos.
- Hay que discutir muchas cosas.
- Quisiéramos conversar contigo.
- Sí, sí,sí,sí. Ya nos veremos -respondía. Y buenas noches.
Después de meses y meses de presión, Fidel convocó a un reunión nacional y nos dijo que sería la primera de un contacto fijo y permanente. Y un día al Tribunal de Cuenta, en la Plaza de la Revolución, fuimos convocados. Y a la gran sala fueron llegando comandantes, ministros, dirigentes, personalidades y altos funcionarios. Más bien una asamblea pública. Imposible hablar allí de cosas serias. No pintaba bien. Pero algo es algo, pensábamos.
Y la reunión comenzó con Fidel y algunos problemas de ordinaria administración. Julio Duarte, presidente del Tribunal de Cuentas, actuaba de secretario y de acuerdo con Sorí Marín, auditor del Ejército y ministro de Agricultura, y con Camilo Cienfuegos, jefe del Ejército, eran parte de la comisión jurídica. Se debatía el lento proceso y la ilegalidad de ciertos juicios contra los criminales de guerra batistianos. La mayoría era por terminar los fusilamientos y por un mínimo procedimiento legal de garantía para los acusados. El Che habló de las dificultades burocráticas, por falta de personal que supiera escribir bien en los tribunales. Fue aprobado y encargado a Duarte, Sorí y Camilo de enviar un telegrama oficial a todos el ejercito terminando los fusilamientos. Raúl Castro estaba furioso.
Fidel Hablaba. Sus palabras entraban en temas que le habíamos planteado. Raúl de pésimo humor en aquellos días. Se sentía abandonado de Fidel y hablaba de irse a hacer la guerrilla en Santo Domingo. De pronto, Raúl se levantó y sin pedir la palabra le gritó a Fidel.
- Esto es una mierda.
Se hizo un hielo.
Fidel con aire amenazante le respondió:
-Pida perdón a la asamblea y retire sus palabras.
A la inesperada reacción anterior de Raúl, sucedió otra no menos sorprendente. Raúl se echó a llorar. De la tragedia al sainete. Nadie intervenía. Era un problema serio entre los hermanos Castro. Y yo, con ese fondo de humor cubano que a veces me sale, me dije: Voy a tirarle una toalla a Raulito. A ver si salvo la reunión. Y entonces, con aquello de donde dije digo dije diego y lo que dice no es lo que quería decir, digo lo que Raúl dijo sin decir, y en perfecto cantinflismo afirmé que en buen cubano es una expresión usual más fuerte de tono que de intención. Raúl, amoscado, se disculpó. Y la reunión continuó. Pero ya cortada y sin ir a lo fundamental.
De otra parte, la presencia de gente extraña impedía plantear los problemas fundamentales: es decir, la falta de dirección colectiva y aun de información y de contactos. El fidelismo en fin.
Aquella fue la primera reunión y la última.
Nunca más.
Y el recuerdo fue la famosa palabras de Raúl y , según supe después, su repuesta al telegrama oficial sobre los juicios y fusilamientos fue : " Llegó tarde. Anoche se fusilaron los últimos detenidos".

Comentario o sugerencia al Editor


This document was created with the assistance of
WebMania!™ 2.0 (Unregistered) - ©1995,96 Q&D Software Development - http://www.q-d.com