TANGO

Alfonsina Storni Argentina

 



Bendita sea la hora en que naciste,
en un mundo que no te merecía,
hecho para el dolor y la agonía,
donde no cabe el corazón del triste.

Fuiste el diamante que el dolor resiste
labrado en el amor a la poesía,
flor del jardín de la melancolía,
razón de ser de todo lo que existe.

Pero no existe en todo el universo
un corazón que sufra verso a verso
el desamor que nunca se termina.

Por eso el mar te llora compasivo
y llora este soneto que te escribo
con tu nombre en los labios, Alfonsina.


Gracias a la colaboracion de:
ANTONIO CASARES (vgarciaal@nexo.es)

.

Comentario o sugerencias al Editor

Volver al índice


Este documento fue creado en Abril de 1998.
por Armando José García Salinas - ©1998